Por Joaquín López

El pasado lunes 22 de junio la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió en una conferencia de prensa que se aumentara la producción y distribución del fármaco conocido como dexametasona debido al tratamiento eficaz que se ha logrado al momento de tratar a pacientes con Covid-19.

 

La solicitud de la OMS surge una semana después del anuncio de la Universidad de Oxford, cuando el 17 de junio informaron a través de un comunicado de prensa sobre la efectividad de la dexametasona en el tratamiento de pacientes con Covid-19. Fue por los ensayos clínicos de RECOVERY que se llegó a la conclusión de que el uso de este fármaco reduce significativamente el riesgo de muerte en pacientes graves, siendo el primero en demostrar una supervivencia ante el virus. 

 

El fármaco se suministró de manera aleatoria a más de dos mil personas, comprobando que este reduce la mortalidad en un tercio de aquellos que están hospitalizados y requieren ventilación mecánica. También se comprobó que reduce la mortalidad en hasta una quinta parte a pacientes que requieren de mascarillas que le suministran oxígeno, sin embargo en las personas que presentaban estados de menor gravedad no se demostró que el medicamento tuviera algún beneficio por lo que para estos el tratamiento no es recomendado ni necesario. 

 

La dexametasona es un fármaco ya existente y proviene de la familia de los corticoides que se utiliza para tratamientos contra la artritis, asma, alergias y trastornos del sistema respiratorio, entre otros.

 

Hay que destacar que este fármaco no ataca directamente al virus ni es un antídoto, sino que la utilidad de este deriva de su potente propiedad inmunosupresora y antiinflamatoria. La dexametasona es capaz de disminuir la acción del sistema inmune del cuerpo en pacientes infectados de Covid-19, ya que esta respuesta inmunitaria puede “sobrecargarse“ siendo dañina e incluso mortal en quienes se encuentren en estados delicados de salud. 

 

Según el estudio de la Universidad de Oxford gracias a este tratamiento se podría prevenir la muerte de 1 de cada 8 personas en el caso de los pacientes en estado de gravedad que requieran ventilación mecánica y 1 de cada 25 en pacientes que requieran oxígeno. 

Ya que actualmente no existe una vacuna para el coronavirus estos resultados son bastante prometedores en la lucha contra la pandemia. El Profesor de Enfermedades Emergentes Infecciosas en el Nuffield Department of Medicine de la Universidad de Oxford, Peter Herby comentó que “la dexametasona es económica, está ampliamente disponible, y podrá ser usada de forma inmediata para salvar vidas en todo el mundo.”

 

Si llegaste a hasta acá y quieres apoyar nuestra lucha contra la desinformación puedes hacer tu aporte aquí.

Si recibes una información que pueda ser falsa envíala a nuestro WhatsApp +56974473146 o a nuestras redes sociales @malaespinacheck en TwitterInstagram y Facebook