Por Ana María Hurtado

Las dudas que surgen sobre los alcances y efectos del 5G son tema obligado de conversación no sólo en Chile, sino en el mundo. Por eso preparamos un artículo, que dividiremos en cinco entregas, respondiendo a varias de las dudas que se abren sobre esta tecnología. Aquí te dejamos la primera.

En la medida en que la implementación de 5G avanza en el mundo, también lo hacen las dudas sobre los alcances de esta tecnología revolucionaria, desde el punto de vista de sus implicancias en nuestra vida diaria, libertades, el contexto político local y global y hasta en la salud. El tema es blanco favorito de variadas y delirantes teorías conspirativas difundidas por los más variopintos personajes. El último que salió a la palestra en estos días fue el cantante Miguel Bosé, que en un largo hilo en twitter vincula la pandemia del Covid-19 con un plan de imponer de una vacuna obligatoria a toda la humanidad, que incluiría entre sus ingredientes smart dust (polvo inteligente), o microtransmisores invisibles que serían capaces de traspasar todos nuestros movimientos y procesos a través de 5G. Acá ofrecemos algunas definiciones e indagamos con expertos sobre los temas que más dan que hablar sobre una tecnología que trae consigo un nuevo mundo lleno de ventajas, y también algunos peligros para los cuales los estados y los individuos deberemos estar preparados.

1. ¿Qué es 5G, para qué sirve y cuál es su estado de avance?

5G es la última generación de tecnología para dispositivos móviles, sucesora de 4G. Gracias al uso de ondas en el espectro de entre 300 y 3000 Ghz, se caracteriza por ofrecer una velocidad hasta 20 veces superior a 4G, -hasta 10 mil megabytes por segundo, suficiente para descargar una película en 4k en 25 segundos-, una latencia de un milisegundo (el tiempo que toma el viaje de un paquete de datos en la red) y mayor ancho de banda permitiendo la conexión de hasta un millón de dispositivos por km2. Su implementación requiere de antenas especiales, diferentes a las que hoy se utilizan para 4G.

Una manera simple de explicar el cambio que permitirá esta tecnología es que si hasta 4G el objetivo era conectar a las personas entre ellas, con 5G nos podremos conectar con los objetos y el ambiente que nos rodea. Así, gracias a sensores instalados en casi cualquier objeto, entraremos en la llamada Cuarta Revolución Industrial, o la era de la Internet de las Cosas (Internet of Things o IOT en inglés), en la cual podremos interactuar virtualmente con nuestro refrigerador, el collar del perro, la cama, el closet, el auto, etc. Eso, a un nivel doméstico, porque a mayor escala también permitirá desarrollar ciudades inteligentes, optimizar el transporte, desarrollar telemedicina en tiempo real, masificar el uso de la realidad virtual, y de paso, generar una cantidad gigantesca de big data, con todo lo que ello implica.

Al día de hoy, en todo el planeta existen 378 ciudades con servicio de 5G implementado. La mayor cantidad está en Corea del Sur (85), luego en China (57) y en tercer lugar Estados Unidos (50). En América Latina, el país pionero fue Uruguay. En Chile, el proceso de licitación para el uso del espectro radioeléctrico para 5G aún está en proceso, y se espera que la emergencia sanitaria lo ralentice.

Si llegaste hasta acá y quieres apoyar nuestro proyecto, puedes aportar aquí.

Si recibes alguna información que pueda ser falsa, envíala a nuestro ShatsApp +56974473146 o a nuestras redes sociales @malaespinacheck en Twitter, Instagram y Facebook.